A la cama sin lágrimas

Pubicado el : 20/05/2016 21:11:18
Categorias : Desarrollo infantil Rss feed

A la cama sin lágrimas

Hacer que los niños se duerman y permanezcan dormidos durante toda la noche, es una de las tareas más complicadas para los padres. Este problema puede resolverse pero ¿Cómo conseguirlo?
Si a tu hijo le cuesta ir a dormir solo y sin llorar, no te preocupes y piensa que no eres el único, con sólo hacer algunos cambios sencillos en su rutina  se pueden solucionar una gran parte de los problemas.

 

Si consigues que el niño se duerma a una hora adecuada y permanezca, además, toda la noche  dormido sin despertarse, conseguirás un niño más feliz y descansado, además de unos padres más felices y descansados también.

 

Un dato que todos los padres quieren saber es cuánto tiene que dormir un bebé, cada niño es muy distinto y por lo tanto puede variar mucho de uno a otro y será completamente normal para ese niño, pero como regla general:

 

Los recién nacidos no tienen un reloj interno desarrollado ni ritmo circadiando establecido, no conocen la diferencia entre el día y la noche, así que duermen entre 15 y 20 horas diarias con un patrón del sueño caótico y no tienen fase REM. Aunque su sueño se interrumpirá cada dos o tres horas, porque se despertará para las tomas de leche, ya que se despiertan hambrientos. A partir del tercer mes, comenzará a dormir más tiempo, especialmente por la noche, con periodos interrumpidos de sueño de entre seis y ocho horas.

 

Entre los seis y los doce meses, el niño llegará a dormir hasta 11 horas durante la noche. Es en este periodo, cuando debes empezar a intentar que duerma solo en su habitación.

 

A partir de un año los niños duermen unas 12 horas y harán dos siestas.

 

Sin embargo, con dos años los niños duermen 11 a 12 horas con sólo una siesta.

 

Lo primero y más importante que hay que hacer es descartar que el niño sufra alguno de los muchos transtornos del sueño que existen (terrores nocturno, pesadillas...) o algún problema médico que afecte al mismo (como el reflujo gástrico con o sin síntomas, el Sindrome de Piernas Inquietas...).

Sólo aproximadamente un veinte porciento de los niños duermen sin problemas, es decir, el 80 por ciento tienen algún trastorno del sueño o problema médico asociado.

 

Así mismo, los padres de niños con problemas del sueño seguro que se han dado cuenta de que existe mucho desconocimiento e incomprensión respecto a este tema en la atención médica primaria. Sepa que en algunos hospitales existen unidades médicas especializadas en los trastornos del sueño, como la Clínica del Sueño de La Paz en Madrid. Si cree o sospecha que algo no va bien con su hijo, insista en que le deriven a una de estas unidades del sueño, no acepte un "es normal...unos niños duermen peor que otros" como respuesta de su pediatra, está en su derecho. Los problemas del sueño pueden tener un efecto importante en el desarrollo del niño y de la vida familiar.

 

Antes de plantearse nada, sería muy interesante o incluso necesario, elaborar un diario del sueño para poner negro sobre blanco y conocer el patrón del sueño del niño: las horas reales que duerme, el número de despertares y, en definitva, si tiene una higiene del sueño adecuada.

 

Muchos padres lo que hacen es retrasar la hora de acostar a los niños con la esperanza de que estén muy cansados y se duerman antes o  duerman hasta más tarde al día siguiente. Pero lo único que se consigue es que los niños estén más inquietos, ya que cuanto más cansados más intranquilos e inquietos se vuelven.

 

Por lo tanto, un hábito muy importante es que los niños se vayan a la cama a una hora fija todas las noches. Si el niño se acostumbra a ir a la cama todos los días a la misma hora podrás comprobar que empezará a tener sueño cuando se acerque la misma. Recuerda que hay que ser firmes y no variar la hora de irse a la cama.

 

Es fundamental no esperar a que el niño esté bostezando e irritado, porque estará probablemente demasiado cansado y será ya demasiado tarde.

 

Es importante crear una rutina todas las noches antes de acostarlo como es un baño (si es algo que le relaja), leer un par de cuentos o simplemente una canción de cuna, con esta rutina lo que se hace es preparar al niño para irse a la cama,  ya que no basta con apagar las luces para que el niño se duerma después de un día lleno de juegos. A esta edad los niños son muy activos e inquietos, además, tienen dificultades para relajarse y abandonarse al sueño.

 

El cambio de la cuna a una cama puede ser complicado para algunos niños, sobretodo si tienen menos de 3 años. La cuna tiene las barandillas y puede ser que el niño no tenga el desarrollo cognitivo y, por lo tanto, le cueste dormir en la cama, por eso si ves que el niño no está preparado vuelve a meterlo en la cuna e inténtalo unos meses más tarde.

 

Otra de las razones por las que el niño se despierte entre la noche es que algunos niños pueden tener miedo, la noche es un momento en el que se queda totalmente solo sin sus padres y quizá sea ésta una de las causas de su resistencia a irse a la cama. Una buena opción es pasar un rato con él, es un buen momento para aprovechar y leerle algún cuento antes de dormirse ayudándole así a relajarse. No olvides el papel tan importante que cumple aquí su muñeco favorito, acompañándole toda la noche.

 

Tampoco es muy aconsejable mandarle a la cama si se porta mal, porque esto hace que el niño desarrolle un rechazo a irse a dormir.

 

Si tu hijo es de los que a mitad de la noche se levanta para meterse en tu cama lo recomendable es que le expliques que debe dormir en su cama, después llévale de vuelta a la suya y si es necesario quédate con él un rato para que se tranquilice, no olvides que puedes hacer algunas excepciones sobre todo cuando el niño esté enfermo. Pero no hay que olvidar que es una excepción, así que cuando puedas vuelve a la rutina habitual.

 

Como resumen y conclusión:

 

  • Descartar que exista algún transtorno del sueño o problema médico que afecte al mismo.

  • Rutina, rutina y rutina.

  • Mucha paciencia y comprensión.

 

Compartir este contenido

Añadir un comentario

 (con http://)