Los celos infantiles con la llegada de un nuevo hermano a la familia

Pubicado el : 24/07/2016 08:01:12
Categorias : Desarrollo infantil Rss feed

Los celos infantiles con la llegada de un nuevo hermano a la familia

Todo niño experimenta celos en algún momento y uno casi seguro se produce con la llegada de un nuevo hermano a la familia.

Hay que tener en  cuenta que los celos infantiles son un sentimiento emocional natural y normal que surge en el niño cuando se siente desplazado.

Es un sentimiento que les resulta complicado controlar y los padres no pueden hacer nada para impedirlo porque son inevitables. Solo se pueden hacer cosas para mitigarlos.

Tampoco hay que olvidar que los celos son algo normal dentro del curso evolutivo del niño, sobretodo entre los 2 y 5 años, después lo habitual es que vayan desapareciendo a medida de que el niño va creciendo.

El niño siente envidia y resentimiento hacia el nuevo hermano que ha llegado a la familia, llegando incluso a verle como un rival a batir.

 

Algunos cambios en la conducta del niño que nos pueden alertar de la aparición de los celos son, entre otras:

 

  • Cambios de humor no justificados.

  • Que el niño se aisle.

  • Conductas agresivas.

  • Frustración.

  • Llamar la atención de los padres haciendose pis en la cama, queriendo dormir con los padres o incluso negandose a comer...

Celos infantiles

 

Cómo deben actuar los padres ante un episodio de celos del niño:

 

  • La actitud de los padres también es muy importante. Si los padres adoptan un estilo de igualdad de trato abierto dentro de cada edad, sin hacer comparaciones entre hermanos y destacando siempre lo mejor de cada uno, esto facilitará que los celos no sean tan pronunciados. Es mucho más eficaz alabar los aspectos positivos que recriminarle los negativos.

  • Se le puede dar un determinado protagonismo a la hora de los cuidados hacia el hermano menor destacando la importancia de su ayuda, como por ejemplo en el cambio del bebé o al darle el biberón…

  • Intenta que tu hijo se sienta único, para ello haz cosas especiales como ir los dos al cine, a merendar, a tomar un helado… pero sin pasarse, también es importante no dedicar más atención al hijo celoso porque se estaría reforzando su conducta celosa.

  • Es fundamental que los padres respondan con tranquilidad dejandole bien claro que su comportamiento no es el adecuado y por supuesto siempre sin perder los nervios. En otras palabras, una buena dosis de paciencia es esencial en estos casos.

 

Compartir este contenido

Añadir un comentario

 (con http://)