Los juegos como herramienta para aprender inglés en los niños

Pubicado el : 01/03/2016 15:42:55
Categorias : Idiomas Rss feed

Los juegos como herramienta para aprender inglés en los niños

En un mundo globalizado como el actual, es indudable que el inglés o cualquier otro idioma es importante para la vida diaria y profesional futura de nuestros hijos, por eso es tan necesario saber un segundo o incluso un tercer idioma. Ésta es una idea que todos tenemos clara y nadie discute. Claro está, el verdadero problema viene a la hora de aprenderlo; todos hemos ido a academias, estudiado montones de libros, pero muchas veces nuestro esfuerzo no ha obtenido el resultado deseado. Por eso lo recomendable es aprender un segundo idioma desde la infancia, a la misma vez que se aprende el idioma materno.

Aprender inglés, o cualquier otra lengua extranjera, representa para nuestros hijos muchas ventajas más allá de los obvios beneficios culturales y profesionales.

Se han hecho  investigaciones que han demostrado que en aquellos niños que aprenden una segunda lengua su cerebro se desarrolla de una forma distinta al de los que no, y su materia gris aumenta significativamente. Los investigadores han comprobado que la estructura del cerebro humano cambia por el aprendizaje de un segundo idioma, por ejemplo, los niños que estudian una lengua extranjera pueden encontrar más soluciones a un mismo problema.

Pero no hay que olvidar que aprender un idioma es un proceso largo y continuado en el tiempo, y que no todos los niños tiene la misma facilidad para poder aprenderlo. Por eso, hay que tener paciencia y perseverancia, ya que éstas son las claves para el aprendizaje de un idioma. No podemos pensar que con jugar de vez en cuando, estudiar un libro o ir a  clase un día o dos a la semana se aprende un idioma, muy al contrario, este es un proceso que hay que ir alimentando diariamente de una forma constante.

Además, los beneficios del aprendizaje de un segundo idioma también son a largo plazo, perdurando hasta la tercera edad. Así lo demuestra el estudio realizado por el Canadian Memory Clinic a a 184 pacientes mayores. Éste desvela que la edad promedio de los pacientes bilingües que desarrollaron demencia senil es de 75 años, mientras que los pacientes que sólo hablan un idioma desarrollaron la enfermedad a los 71 años.

Actualmente hay multitud de métodos, libros o academias para enseñar un idioma de forma temprana, y unos serán mejor que otros, pero lo importante es que aprender se convierta en una actividad divertida y constante para el niño y, que de esta manera, le resulte fácil y natural.

Los padres deben tener claro que para ayudar al niño a aprender un idioma éste debe formar parte habitual de su vida, por eso es bueno que el niño disponga en su día a día de varios juegos o actividades donde elegir; éstos pueden ser la lectura, las canciones infantiles (nursery rhymes) y/o juegos, para que todos ellos juntos fomenten y refuercen el uso del idioma elegido.

JUEGOS EN INGLÉS

Si se quiere conseguir un resultado positivo, los padres tienen que plantearse introducir juegos en inglés, ya que ayudan y sirven de refuerzo a las clases, que a veces pueden ser tediosas para los niños.

En el mercado y en internet se puede encontrar gran cantidad de juegos para potenciar el inglés, pero siempre se debe elegir el adecuado para el niño, su edad, su capacidad y su nivel de inglés.

Pero, ¿por qué utilizar juegos para aprender otro idioma?

Estas son algunas de las ventajas de usar juegos en inglés a la hora de aprenderlo de una forma natural:

  1. Los juegos educativos en general y los de idiomas en particular fomentan la interacción con otras personas, potenciando así el diálogo y la comunicación. Son también, por tanto, una herramienta ideal para socializar y hacer amigos con facilidad.

  2. Fomentan la participación; los niños se divierten y esto hace que que se interesen y participen en el aprendizaje del idioma.

  3. Si tu hijo es de los que no presta mucha atención en clase, los juegos educativos son capaces de mejorar su concentración.

  4. Ayudan a aumentar la paciencia del niño porque debe esperar su turno cuando juega.

  5. Tampoco hay que olvidar que potencian su autoestima; cuando un niño gana una partida o resuelve una situación creada por el juego su autoestima y la seguridad en sí mismo van en aumento y se siente fortalecido.

  6. Desarrollan la memoria, sobre todo con los juegos de vocabulario. Además, los juegos crean una atmósfera relajada y así los niños recuerdan las cosas aprendidas de forma más rápida y mejor.

  7. Y por supuesto, son divertidos; pasan un buen rato y esto hace que tengan una actitud receptiva a la hora de jugar y al mismo tiempo, de aprender sin darse cuenta. ¿Acaso hay algo mejor que aprender jugando?

  8. A través de los  juegos el estudio se hace mucho más dinámico, creando un círculo virtuoso en el que los niños se divierten y están dispuestos a jugar una y otra vez.

  9. Fomenta la competencia sana entre los jugadores.

  10. Tienen un carácter cognitivo importante ya que refuerza lo estudiado o aprendido. Esto se debe a que con el juego practican una y otra vez los conceptos aprendidos con el mismo.

Y por último, hay que volver a recodar y recalcar que el aprendizaje de una segunda lengua debe ser un proceso inmersivo y multicanal. No hay que olvidar que por mucho que expongamos al niño a esa segunda lengua, ésta siempre va a estar discriminada respecto a la lenguan materna, que es en la que casi todo su entorno se va a comunicar con él. Por eso hay que intentar de que el segundo idioma le llegue por todos los medios posibles, aunque a veces nos pueda parecer excesivo.

Compartir este contenido

Añadir un comentario

 (con http://)